Lo que descubrí en mi viaje en Nueva York gracias al inglés

Aprender inglés ha sido una de las experiencias más satisfactorias de mi vida, porque me ha permitido vivir las mejores fiestas, conocer a muchísimas personas geniales y ascender en el trabajo haciendo lo que me gusta.

Una de estas situaciones sucedió en mi viaje a Nueva York. Lo interesante de ser turista es que cuando viajamos, conocemos solo los lugares que están en las guías turísticas, los que promocionan las agencias de viajes y las grandes vallas publicitarias, pero pocas veces tenemos la oportunidad de experimentar la ciudad como es realmente: sus rincones secretos, sus paisajes, su verdadera identidad.

En Nueva York lo logré. Y todo por curioso y por saber inglés.

Mientras recorría el East Village, montado en un bus de tours escuché una extraña conversación entre dos pasajeras que tenía cerca: “It’s the best place in the whole city, and it is secret for a reason…a hidden secret right here” (es el mejor lugar de toda la ciudad, y es secreto por una razón…un secreto escondido justo aquí) Le confesaba una chica rubia a su amiga.

El acento de quien hablaba era estadounidense, claramente hablaba de su ciudad. Inferí que estaba sirviendo de guía a la otra chica, que tenía un acento

extraño. Ella le respondió: “Ok, let’s go there!” (De acuerdo, vamos allí). En seguida se levantaron y pidieron la parada.

Las observé. Estaba sumamente interesado. ¿Cuál era el mejor lugar de la ciudad y por qué los citadinos lo mantenían en secreto? Reflexioné unos segundos, miré al aburrido sujeto que daba la charla y decidí. Esperé a que salieran las chicas, me bajé y las seguí.

Cruzaron en una esquina y pararon bajo el anuncio de una salchicha gigante, que decía “Eat Me”. El aviso publicitaba un local normal, que parecía llamarse Crif Dogs y vendía perros calientes.

“It’s here”, dijo la rubia. Y entraron.

Esperé unos segundos y entré. Tomé una mesa detrás de la suya, me oculté bajo la carta y seguí escuchando ¿Tal vez la comida era muy buena?

Ambas pidieron un perro caliente y yo las imité. Mientras comía me encontré pensando que si ese era el mejor lugar de la ciudad, era muy decepcionante. La comida era normal y me había bajado del tour por eso.

Mientras reconsideraba volver, se levantó la rubia y le hizo señas a la otra chica. Algo así como: “mírame bien”.

Así que esperé unos segundos y la observé. Se acercó a una vieja cabina telefónica, despegó el auricular, marcó uno y dijo algo que no entendí. Parpadeé y cuando abrí los ojos la cabina estaba vacía…la rubia había desaparecido.

Su amiga sonrió, sin expresar sorpresa alguna, solo pura picardía ¡Ella esperaba que eso sucediera! Luego, se levantó con seguridad y caminó hasta la cabina.

Hizo lo mismo, despegó el auricular y yo me esforcé por no pestañar. Marcó el número uno y dijo, en voz clara: Magic. En ese momento giró la cabina, como una puerta giratoria. Del otro lado había otra cabina telefónica igual. ¡Por eso parecía que había desaparecido la rubia!

Me levanté y seguí el ejemplo de las chicas. En un abrir y cerrar de ojos estaba girando en la cabina y del otro lado había un bar de época, ¡el mejor que he visto en mi vida!

Adentro descubrí que el local se llama Please Don’t Tell y es uno de los últimos bares secretos de Nueva York, que data de los tiempos de la prohibición del alcohol y ha mantenido su status, con claves que cambian y rituales de comida diferentes: desde el tipo de perro caliente que comés en la entrada, hasta el número en la cabina y la clave secreta.

No solo probé cientos de cocteles, reí y conocí gente súper buena, además aprendí de la ciudad y todo lo referente a la cultura underground. Conocí el NY real. ¿Y vos? ¿Querés hacerlo? ¿Te atrevés a tener el viaje de tu vida?

¡Contactanos en el Centro Cultural Costarricense Norteamericano! Aprendé inglés con los mejores y obtené acceso a los materiales especiales de National Geographic Learning, gracias a nuestra alianza especial. ¡Viví la aventura! ¡Tu curiosidad y el inglés te pueden llevar a lugares inimaginables! Entrá aquí

PD-Talks: Aprendizaje para todos

En el Centro Cultural Costarricense Norteamericano la capacitación docente es constante y el desarrollo profesional exponencial, gracias al enfoque centrado en objetivos y fundamentado en la misión, algo que se maneja desde la creación del CCCN.

“Creemos que esa es la única forma de lograr los objetivos que tenemos nosotros como institución, la mejor manera de ser los líderes en la enseñanza del inglés en Costa Rica y siempre ofrecer clases de calidad, con buenas técnicas y actividades dinámicas e innovadoras. Esa es la manera de seguir evolucionando, haciendo lo que siempre hemos hecho, trabajando por ello” explica Mark Cormier, Jefe de Capacitación de Desarrollo Profesional y organizador del evento.

Como parte de las actividades desarrolladas para mantenerse siempre en la vanguardia, en el CCCN se llevan a cabo los PD-Talks (Professional Development Sessions), unas charlas bimestrales de aproximadamente dos horas en las que se discuten temas didácticos y pedagógicos.

Los PD-Talks están abiertos a profesores de inglés y estudiantes de la enseñanza del idioma inglés y disponibles de forma gratuita con sólo apartar el cupo (que es limitado, por cuestiones de espacio) para así potenciar la enseñanza del idioma inglés, no sólo dentro del CCCN, sino también entre todos los profesionales docentes del país.

“Queremos mejorar e impulsar la enseñanza del idioma inglés, por ello nos enfocamos compartir herramientas que permitan la aplicación y desarrollo de técnicas y estrategias útiles en el salón o en concordancia con cuestiones que están sucediendo en la actualidad” asegura Cormier.

Durante la jornada acuden siempre profesionales invitados, usualmente expertos en diversas áreas de acuerdo a la temática seleccionada, además del inglés. Pensamiento crítico, psicología en el trato al estudiante, matonismo, información contextual, no hay tema que se escape.

El último PD-Talk se realizó el 6 de abril. ¿Querés participar en el próximo? ¡Contactanos en el Centro Cultural Costarricense Norteamericano! Potenciá tus habilidades en el idioma y disfrutá de nuestra alianza con National Geographic Learning con la cual tendrás acceso a materiales de ciencia e investigación y a la Biblioteca Mark Twain, que cuenta con más de 18.000 recursos bilingües y amplias salas para charlas. 

¿Sabés qué son los in-service del CCCN?

 

El In-Service es uno de los tesoros ocultos del el Centro Cultural Costarricense Norteamericano ya que pocos saben de su existencia. Este servicio es una capacitación interna exclusiva para los profesores de las cinco sedes del CCCN.

Mark Cormier, Jefe de Capacitación y Desarrollo Profesional, encargado de coordinarlo, lo explica simplemente: “El In-Service es el elemento central del Programa de Desarrollo Docente del CCCN, ya que nos permite reunir y formar a los profesores”.

Mediante este plan, todos los integrantes del cuerpo docente se reúnen en la biblioteca de la sede principal, en San Pedro, una vez cada bimestre por una

duración aproximada de 5 o 6 horas y reciben formación en diversas áreas, entre ellas: psicología y pedagogía.

“Generalmente hacemos talleres y tenemos varias actividades de formación para los diferentes programas que se están desarrollando y los que estamos planificando; por ejemplo, si estamos sacando un nuevo libro, o algo por el estilo, tratamos de forma más amplia e informativa cómo usar este instrumento, incluyendo siempre un espacio para charlas de motivación, técnicas de enseñanza y dinámicas variadas, todo lo necesario para energizar los salones” aclara Cormier.

Entre los últimos temas discutidos en el área de psicología están: trabajar con personas con capacidades especiales y herramientas prácticas para percibir y tratar situaciones escolares complejas, como bullying o matonismo.

Estas reuniones bimestrales son una tradición interna. El coordinador la rastrea hasta hace 20 años. Tal como indica Cormier, “los In-service son algo que hemos hecho continuamente desde que inició labores el CCCN. Lo hacemos porque es el único momento del bimestre en el que nos reunimos como equipo, fomentamos el sentido de pertenencia de la organización y damos ese valor agregado para los jóvenes sobre lo que significa recibir clases o ser parte del CCCN: significa ser preparado constantemente y tener información sumamente actualizada”.

En resumen, los In-Service lo traen todo: desde décadas de tradición hasta novedosas e innovadoras técnicas para el salón, sumando además estrategias

prácticas para energizar las aulas y potenciar el aprendizaje. Todo con el objetivo de seguir marcando la diferencia, de ser los líderes costarricenses; o en palabras de Mark Cormier: “Seguir evolucionando y no quedarnos sentados, haciendo lo que siempre hemos hecho, siendo pioneros”.

¿Querés serlo vos también? ¡Contactanos en el Centro Cultural Costarricense Norteamericano! Con nuestra alianza con National Geographic Learning tendrás acceso a materiales de ciencia e investigación. Además, podrás recibir asesoría especial para aprender en el extranjero con nuestra oficina de EducationUSA. Visitanos o dale click acá ¡Viví la experiencia de tu vida!

Las peores cuatro vergüenzas que viví cuando no sabía inglés

Siempre postergué aprender inglés porque me daba vergüenza tener que hablar en voz alta (y muy probablemente equivocarme) frente a los profesores y demás compañeros del salón de clases. Lo aplacé lo más que pude… hasta que comencé a quedar atrapada en situaciones embarazosas precisamente por no saber el idioma.

Fueron tantas que siento que podría escribir un libro, pero las peores de todas son inigualables ¡me sonrojo solo de recordarlas!:

1.- ¿Dónde está el “Jospital”?:

Mas de una vez se me acercó un extranjero en la calle para pedir direcciones, en un inglés muy fluido y yo sin entender absolutamente nada.

En una ocasión se dirigió a mí un turista perdido en pleno San José. A lo que medio entendí, me estaba solicitando instrucciones para llegar a su hostal. El único punto referencial que podía darle era el Hospital, pero por más que trataba de explicarle la dirección exacta no entendía, solo repetía “¿Jostal, where?” tuve que llevarle mediante señales, casi como los monos llevándole de la mano.

2.- Cartoon y Cartón no son lo mismo:

La fiesta de disfraces de Thomas, mi amigo de intercambio canadiense fue lo peor. Las hermosas tarjetas de invitación fueron escritas en su idioma natal, en un gesto

de su familia anfitriona (los padres de mi mejor amiga) para hacerlo sentir como en casa durante su cumpleaños en Costa Rica. Cerraban con un “dress up as a cartoon”.

Claramente pregunté qué significaba dress up, por qué cartoon en mi mente estaba claro. Lo encontré raro, pero tal vez buscaban premiar al más creativo. El día de la reunión llegué vestida como una gran caja de zapatos, toda hecha en cartón; mientras todos los demás estaban disfrazados de hermosos personajes de caricatura. Incluyendo a una exótica Betty Boop.

3.- Bussiness no existe:

Para pagar mis estudios universitarios decidí trabajar en un call center. Aunque técnicamente todo sería en español, un supervisor llamó a varias personas que tenían posibilidades de ascenso (entre ellas yo) para hacer una leve prueba que evaluara nuestras destrezas en el idioma inglés y otras áreas de conocimiento. A los más aventajados les darían un curso intensivo para ocupar unas vacantes.

Conozco algo de inglés, cuestiones muy básicas, pero entre los nervios, el estrés y lo imprevisto de todo terminé haciendo un desastre. Solo había una pregunta de desarrollo sobre por qué deseaba estar en la empresa, lo demás era selección simple. Tan baja era mi destreza que terminé escribiendo la palabra business con doble s en el lugar inadecuado. Encontré la manera de escribirla 4 veces mal en una sola oración.

4.- La comida no tiene idioma:

Tras una maratónica jornada de visitas turísticas en Estados Unidos, quedé alejado de los miembros de mi grupo de viajes. Entre las fotos y lo novedoso del paisaje, nos dispersamos todos. Decidí regresar al punto en el que nos vimos por última vez, la plaza central. Estaba muerta de hambre y aunque había muchos locales de comida, no tenía la menor idea de cómo pedir.

Esperé por horas, mientras los otros regresaban de sus rutas. Pero nada. Cayó la noche y seguía allí. Me atreví a entrar a un lugar de comida rápida cercano, llamada por el olor de la comida y una gran sed que se había sumado al hambre de antes. Y ahí estaba yo frente a la cajera, incapaz de pedir nada, señalando a los anuncios de la cartelera y nada que me entendía.

¡Ha sido la peor vergüenza de mi vida! Las personas se habían acumulado y justo cuando pensaba en retirarme, un buen samaritano entendió lo que pasaba e hizo un pedido por mí, pero ni se acercaba a lo que realmente quería.

De más está decir que al volver a mi país me inscribí en el programa intensivo del Centro Cultural Costarricense Norteamericano. Gracias a la alianza con National Geographic Learning he tenido acceso a contenidos de primera calidad, provenientes de todo el mundo. Sus excelentes docentes han hecho que me vuelva

la confianza, por lo que he logrado expandir mis horizontes e incluso ampliar mis oportunidades laborales y personales. ¡Logralo vos también! Contactalos aquí.

Bellezas escondidas de Costa Rica

El encanto de Costa Rica es tan grande que pareciera que todo ya se ha mostrado, discutido y fotografiado, que no queda algún hermoso rincón sin ser explorado, ya sea por los ticos o los extranjeros. Pero en realidad, nada está más lejos de la verdad.

Aún quedan cientos de lugares poco visitados, escasamente recorridos y sumamente bonitos en esta tierra de gracia que une con armonía la fuerza del volcán, el calor del mar y el frío de las montañas. Existen espacios que siguen siendo puros e impactan con su belleza, pues casi no han sido tocados por el hombre.

Acá tenemos una lista de nuestros favoritos. ¿Cuáles de estos conocés?

Playa Bonita, Limón

Las cálidas olas del Mar Caribe y las hermosas arenas color oro son algunos de los rasgos más llamativos de esta playa, ubicada cerca de Punta Blanca. Entre sus litorales rocosos abundan coloridas especies marinas, distintos tipos de corales y muchas aves. Es el lugar perfecto para quienes buscan distanciarse de la rutina, fotografiar la naturaleza o disfrutar del buen surf.

Canales de Tortuguero, Limón

Para un paseo de un día, los Canales de Tortuguero son el espacio ideal. En el lugar disponen de pequeñas embarcaciones para disfrutar de la corriente y dar vueltas entre los manglares. Estos árboles están cargados de vida: perezosos, tortugas, iguanas y monos pueden ser contemplados mientras les rodean las mariposas de los más vívidos colores. Son las compañeras seguras en cada viaje.

Además, se puede completar la visita en alguno de los pueblos cercanos. El rice and beans de la zona es delicioso.

Playa Guiones, Guanacaste

La calidad de la fauna y flora del área, y los esfuerzos conservacionistas han hecho que este lugar haya recibido un premio Bandera Ecológica. Es una de las playas más hermosas de Costa Rica debido a sus tranquilas olas, los frondosos espacios verdes que hay en los alrededores y las áreas de buceo. Al atardecer, cuando baja la marea se forman pequeñas lagunas de agua entre la arena blanca, ideales para reposar mientras se ve el sol desaparecer.

¿Conocés alguno de estos destinos ticos? ¡Atrevete a compartirlos con extranjeros y divulgar sus maravillas en inglés! Contactanos en el Centro Cultural Costarricense Norteamericano y descubrí nuestra alianza con National Geographic Learning con la cual tendrás acceso a contenidos sobre naturaleza, aventura, investigaciones y sostenibilidad ambiental. ¡Sé parte de la experiencia CCCN! Escribinos aquí ¡y pisá el acelerador para el mejor viaje de tu vida!

TOEIC vs TOEFL ¿Qué prueba debo hacer?

En el mercado de las pruebas de inglés hay infinidad de opciones: El IELTS, el TOEFL (Test of English as a Foreign Language), el TOEIC (Test of English for International Communication), el GRE (Graduate Record Examinations), los SAT’s (Scholastic Aptitude Test)… cientos de posibilidades para lo que pareciera ser un objetivo único: evaluar el conocimiento del idioma.

Pero en realidad, estos tests se diferencian entre sí, pues a pesar de que todas miden en cierto grado la destreza en la lengua, el objetivo último de cada uno es diverso: la metodología aplicada al evaluar los hace más aptos para certificar en determinadas áreas. Es por esa razón que algunos son más solicitados para el campo académico (secundaria, técnico medio, universidad) y otros para el área empresarial (gerencia, competencia verbal en sectores específicos).

Si tenés problemas decidiendo cuál es el test para vos, concentrate en lo que querés ganar después de presentar la prueba:

-Estudiar en Estados Unidos o Canadá: si soñás con estudiar en alguno de estos países del norte, el TOEFL (Test of English as a Foreign Language) es la opción adecuada para vos.

Más de 9.000 universidades en el extranjero (incluyendo las alma máter élites como Stanford, Georgetown y Yale) las solicitan como requisito de ingreso para los estudiantes foráneos.

Generalmente cada centro de estudios superiores tiene un puntaje específico de acuerdo a la carrera y la sede seleccionada, pero en promedio es score debe alcanzar 550 puntos en la versión física y 80 en el Internet Based (iBT), siendo éste el formato más aplicado en la actualidad.

Es importante que sepás que del TOEFL existen varias modalidades, así que antes de tomarlo tenés que asesorarte y asegurarte de escoger la que más se adapte a vos y en especial investigar cuál es el puntaje que solicita la universidad o college que buscás.

– Trabajar en una compañía internacional: si vos querés laborar en una trasnacional, el TOEIC (Test of English for International Communication) es la herramienta que necesitás.

Anualmente este test es tomado por 3 millones de personas para validar sus habilidades en el inglés. Grandes corporaciones como Amazon, Google y Ali Baba lo utilizan para evaluar el dominio del idioma en su staff, en particular en el área verbal y escrita.

De esta prueba también existen diversos formatos, en lo cuales se miden las destrezas de escritura, lectura, habla y escucha, según el modelo elegido. La cantidad de preguntas puede variar según el formato que elegís. Por ejemplo, la prueba TOEIC Listening and Reading, la cual es una de las más solicitadas, comprende un total de 200 preguntas; pero la prueba que mide las cuatro destrezas tiene un total de 219 preguntas.

¿Ya sabés cuál es el test perfecto para vos? ¡Vení a asesorarte en el Centro Cultural Costarricense Norteamericano! Gracias al Departamento de Pruebas Internacionales podés obtener toda la información detallada sobre la certificación ideal para hacer realidad tus sueños e impulsar tu carrera profesional ¡Tenemos cursos preparatorios, personal capacitado y áreas certificadas por Prometric para la aplicación del TOEIC y el TOEFL! Contactanos aquí o al correo internationaltest@centrocultural.cr

La aventura que tuve en Londres

Siempre quise ir a Londres. Todas mis influencias, mis gustos me llevaban ahí desde mi infancia: Harry Potter, Los Beattles, Amy Winehouse; la música, las películas, los libros, el arte y en general todo lo que me gustaba hacía referencia o había tenido esa ciudad como fuente de inspiración.

Así que, desde que empecé a trabajar comencé a ahorrar para ver la ciudad londinense y apenas pude compré un tiquete. Cuando por fin lo hice, tenía miedo que la ciudad no alcanzara mi imagen mental, que la hubiera imaginado más de lo que sería… Hasta me dio ansiedad.

Me había preparado desde hace tiempo: estudié inglés en el Centro Cultural Costarricense Norteamericano desde la adolescencia, pensando solo en mi sueño y había leído tanto al respecto: lugares a dónde ir, normas de etiqueta, cómo se pronuncian algunas palabras en ese delicioso acento… ¡Estaba preparado!

Y sinceramente ha sido lo mejor de mi vida. Desde que me bajé del avión lo amé. La comida, el clima, las amplias calles, las geniales bibliotecas, Abbey Road, las personas súper serviciales, los tours en inglés… Quedé enamorado de la arquitectura, del Palacio de Buckingham y del Big Ben.

Pero el mejor momento fue cuando me senté en uno de los buses rojos de doble piso. A mi lado, se sentó una hermosa rubia de Piccadilly Circus junto a sus amigas.

En minutos me acerqué y hablé con ella en perfecto inglés, poco después bajamos en una parada para salir todos a comer “fish and chips” y tomar la cerveza local en lo que ella dijo era “the best pub ever”.

Reímos por mucho tiempo mientras les enseñaba algunas palabras en español y poco a poco se fueron acercando más personas que querían mostrarme términos en el slang inglés. Luego descubrí que entre esas personas estaban unas primas del Príncipe William (sí, tengo la selfie). ¡Nunca había reído más que cuando me enteré de regreso en el avión!

Esa última noche paseamos por el London Bridge, dimos una vuelta en la Avenida Trafalgar y seguimos hasta llegar al London Eye. Ahí, con más comida en mano y mucho cansancio, vimos el amanecer desde la gran rueda. ¡Fue un momento mágico!

¡Sabía que había una razón por la que esa ciudad me llamaba! ¡Y todo lo logré por hablar en inglés! Gracias a los profesores del Centro Cultural Costarricense Norteamericano y su genial alianza con National Geographic Learning con la cual logré leer y aprender con contenidos provenientes de todo el mundo y sobre diversos temas de la actualidad, expandiendo mis horizontes y ampliando mis oportunidades laborales y personales. ¿Cuál es tu sueño? ¿Te atrevés a hacerlo realidad? Contactalos aquí

Nat Geo confirma: Costa Rica está repleta de tortugas

En un reportaje publicado por National Geographic Traveler, el equipo de investigadores de la revista se hace eco de un innovador estudio desarrollado por científicos de la Universidad de Duke, (Estados Unidos) sobre la población de tortugas en Costa Rica y el gran avance del movimiento conservacionista en la región.

Empleando por primera vez drones equipados con cámaras infrarrojas, se desarrolló un monitoreo aéreo de la especie Lepidochelys olivácea, (la tortuga olivácea) durante los 4 días de su periodo de anidación en las playas de Ostional, muy cerca del Refugio Nacional de Vida Silvestre Ostional. Todo esto con el objetivo de estimar la densidad de la población de tortugas en la actualidad.

En total se contabilizaron 2086 tortugas por kilómetro cuadrado. En sólo un día, se contaron 684 avistamientos comprobados y 409 probables, todo en un espacio de 3 kilómetros de la costa.

“El número es extraordinario, mucho mayor de lo que creíamos”, indicó Seth Sykora-Bodie, una de las directoras del proyecto.

Este hallazgo sirve para reafirmar el crecimiento poblacional de seis especies de tortugas marinas en las costas ticas, confirmando que están funcionando los esfuerzos de los conservacionistas por incrementar la tasa de natalidad.

Para tener una idea de la importancia de Costa Rica en el ecosistema global y el impacto que tiene en la preservación de esta criatura, hay que destacar que en nuestras playas desovan seis de las ocho especies de tortugas marinas existentes en el mundo.

“Casi 75 años de esfuerzos conservacionistas están resultando. Y esto podemos saberlo con el uso de esta innovadora tecnología, empleando drones y otras herramientas espaciales para medir el crecimiento de las especies, proporcionando nuevos e importantes datos para evaluar el impacto de las acciones que se están tomando”, aclara Vanessa Bézy, una de las investigadoras.

¿Querés saber más sobre esta investigación y otros descubrimientos de Nat Geo sobre nuestro país? ¡No dejés que el idioma te frene! Aprendé inglés en el Centro Cultural Costarricense Norteamericano y aprovechá nuestra alianza con National Geographic Learning para impulsar tu carrera. ¡Usá los más de 18.000 recursos bilingües, de la Red de Bibliotecas Mark Twain para lograr tus metas y ganá acceso a los últimos contenidos! Contactanos aquí