Archivos de la categoría Arte y Cultura

La felicidad tiene nombre: viajar por el mundo

Dicen que el dinero no compra la felicidad. Gracias a un estudio de la Universidad de San Francisco, esa frase entra en duda. Los investigadores demostraron que la clave para ser feliz está en los recuerdos que quedan de experimentar cosas nuevas.

Una encuesta del portal Booking, realizada a 1700 jóvenes de 17 países diferentes corrobora los resultados, las experiencias que surgen de viajar, probar otra gastronomía e interactuar con otras personas, genera recuerdos más fuertes que incluso, el día de la boda de algunos. Por lo cual coinciden en que viajar sirve para “comprar” la felicidad.

Cuando viajamos experimentamos las cosas con todos nuestros sentidos: nuevos colores, olores, sabores y texturas llenan el ambiente y eso hace que el impacto emocional sea más duradero.

La investigación determinó que todas las fases del viaje generan felicidad mientras se van desarrollando: buscar y acordar el destino, conseguir los boletos, hacer las reservas, planificar los lugares a los que se desean ir y el realizarlo. Además, siete de cada diez entrevistados declaran emocionarse sólo con buscar posibles destinos, y más de la mitad afirman sentirse realmente felices cuando reciben la confirmación de la reserva.

Al final del día, lo que gastás en pasajes, estadía y comida, así sea en un buen o mal lugar es una inversión a largo plazo en vos, por eso podríamos decir que, científicamente hablando, si viajar da felicidad, es tu deber buscarla.

Desde el Centro Cultural Costarricense Norteamericano queremos sintás todo lo que este mundo tiene para ofrecerte, que lo vivás todo, por eso tenemos una alianza exclusiva con National Geographic Learning y contamos con material de todo el planeta. Además, integramos EducacionUSA el único afiliado del Departamento de Estado de Estados Unidos en Costa Rica, por lo cual podemos darte toda la información sobre el sistema de becas para estudiar en EEUU

Las cosas que nos enseña el viajar solos

Tres cosas son necesarias en la vida: “Plantar un árbol, escribir un libro y tener un hijo”, dice el viejo proverbio de José Martí que todos hemos oído alguna vez, en la escuela o de la boca de nuestros padres. ¿Pero acaso sabés que el escritor cubano pasó 3 años viajando por Europa y América Latina mucho después de escribirlo? Personalmente, creo que viajar es algo trascendental y el autor, después de publicado el libro, no tuvo chance de ponerlo.

Sonará duro, pero ese fue el error de José, porque viajar nos enseña mucho más del mundo, que lo que aprendemos en clases: El recorrer calles nuevas, escuchar y tratar de hablar en un nuevo idioma, vivenciar la cultura e historia de otro pueblo o probar un plato completamente diferente al nuestro, somete los sentidos a una experiencia práctica que no se tiene en los libros que leemos en los salones.

Tengo una meta: llenar mi pasaporte de sellos. Hasta el momento sólo va por la mitad, pero con ese poco he logrado aprender unas cuantas cosas que hoy quiero compartir con vos:

  1. Valerte por vos mismo: No hay otra opción, al salir no tenés quien te guíe si te perdés; vos mismo tomás el mapa y empezás a preguntarle al primer extraño, que habla otro idioma ¿cómo podes llegar a tu destino?. Con este tipo de cosas terminás descubriendo lo ingenioso que podes llegar a ser, sólo contando con vos mismo, porque tenés que salir de tu zona de confort y tratar cosas que de otra forma no harías.
  2. Valorás culturas nuevas: No es igual leer sobre la historia y cultura de un país que escuchar a una persona que nació en allí contarla o vivirlo en carne propia. Ver fotos del día de San Patricio, no es igual que celebrarlo en Irlanda, tomando una “pinta” de cerveza con un irlandés o bailar en el carnaval de Bahamas la música goombay con una mujer isleña.
  3. Ser fiel a uno mismo: Cuando salís, no te pones maquillaje sino querés, usas barba si no te provoca rasurarte, o esa vieja playera cómoda con la que nunca saldrías de casa. Sos quien sos, sin miedo y con libertad. Y en el proceso descubrís, que ser natural y evitar las complicaciones, no es para nada malo.
  4. Ser independiente: el control del viaje, de los gastos y de los tiempos lo llevas vos. La experiencia está a tu cargo, vos decidís como será. Esta experiencia de tener el dominio completo te da un sentido de independencia que pocas veces tenemos así en casa. Por eso es sumamente refrescante.
  5. Disfrutar la soledad y desconexión: En más de una ocasión estarás solo durante el viaje. Siempre teniendo en mano el celular y las redes, nos distrae de pasar tiempo descubriendo nuestra mente y pensamientos: ¿Sabés qué querés de la vida? O ¿qué es lo que te hace feliz por completo? Tener miedo al estar solo es lo más natural del mundo…pero cuando viajas, es inevitable y en estos momentos aprendés que estar solo es en realidad muy bueno, porque te permite descubrir cosas que no sabías de vos mismo.
  6. Abrís la mente: ¿Pensás mal de la sharia o de la apreciación de la mujer en el mundo árabe? ¿Qué pasa si junto a vos tenés una chica con su velo durante un vuelo de 8 horas? Es inevitable hablar y conectarse: todos somos humanos y tenemos algo en común, es sorprendente lo mucho que aprendés y cuánto podes acordar con una persona y su forma de ver la vida, después de una conversación de 20 minutos en un hotel, un aeropuerto o un bar. ¡Socializá!
  7. Apreciás lo que tenés: No importa dónde vayás, al volver adquirís una nueva visión de lo que hay en casa. Al viajar, revalorás lo que tenés, porque comprendés que hay gente que tiene menos o que fuera las cosas funcionan de otra forma y con ello entendés que podés impactar tu entorno de varias maneras. Regresás cargado de energía, ideas y ganas.
  8. Planificar las cosas: Todo viaje tiene su riesgo, es adictivo. Desde que llegás comenzás a planear el siguiente y eso, te enseña a ahorrar, a organizarte y a planificar el futuro. En el Centro Cultural Costarricense Norteamericano somos así, gracias a nuestra alianza exclusiva con National Geographic Learning que tiene contenidos especiales de todo el mundo y nuestro EducationUSA que facilita los procesos para estudiar en Estados Unidos. Hablá con nosotros desde el chat online y cambiá tu vida.

El creador de “la niña afgana” te enseña a tomar fotos

Steve McCurry es uno de los fotoperiodistas más reconocidos que han sido publicados en National Geographic. Ha tomado fotos de múltiples guerras en Irán, Irak y Afganistán, además ha hecho excursiones especiales a Rusia, Beirut, Cambodia, Sudáfrica, India y Filipinas, gracias a su trabajo en la agencia fotográfica Magnum, una de las más importantes y reputadas del mundo.

McCurry es el autor de la fotografía de una de las portadas más vendidas de Nat Geo, la de la niña afgana, aparecida en 1985. Su foto fue tomada en un campo de refugiados y fue una de las primeras en retratar el sufrimiento de los niños en este tipo de centros al que arriban sin nada, tras huir de sus países de origen. Veinte años después la encontró en Peshawar, Pakistán, sólo para descubrir su historia de vida y preguntarle su nombre: Sharbat Gula.

Para McCurry, ciertos elementos hay que tener en cuenta al momento de apretar el botón para capturar la imagen:

  1. Seguí las líneas: en la fotografía es bueno usar las líneas que se forman en la composición, por ejemplo la línea del horizonte o alguna que refleje profundidad.
  2. Lográ la regla de los tres tercios: Hacé este ejercicio mentalmente, dividí la imagen en tres partes de forma vertical y horizontal, ahora mirá al frente, entre las intersecciones y de cada lado, poné cosas importantes.
  3. Usá las diagonales: Fijate en la imagen si hay objetos de interés que le den un sentido diagonal, usalos para crear efectos diferentes.
  4. Buscá los marcos: cuadros o rectángulos naturales como puertas o ventanas sirven para encuadrar la imagen de forma que, quien la mire, preste especial atención a lo que está dentro de esa silueta.
  5. Contrastá: lográ efectos de gran cambio de luz; por ejemplo una bailarina entretelones a oscuras, mirando a la multitud que le espera frente a la tarima del teatro.
  6. Pegate: No temas miedo de acercarte a lo que retratas, a veces la mejor manera de hacer notar lo que querés es pegándote más.
  7. Interrumpí los patrones: si ves un campo verde, busca el color diferente, rompe el paradigma visual.
  8. Belleza simétrica: para los seres humanos la simetría es sinónimo de belleza. Por ésta razón es necesario cuidar los patrones simétricos en las fotos.
  9. Usá las miradas: Poniendo los ojos de la persona que retratas en el centro de la foto, se genera un efecto raro: quien ve la imagen siente que le están siguiendo con la mirada. ¡Aprovechalo!
  10. Creá tus propias reglas: la buena fotografía es resultado de la práctica y la experimentación; la mejor manera de ser buenos fotógrafos es siguiendo nuestros instintos y dándole bastante click a la cámara.

En el Centro Cultural Costarricense Norteamericano sabemos que el mundo es hermoso y está lleno de lugares que lugares que merecen ser recorridos, por eso gracias a nuestra alianza exclusiva con National Geographic Learning contamos con material gráfico de todos los continentes y una metodología de enseñanza única, que garantiza el aprendizaje de inglés para espacios culturales, sociales y profesionales. ¡La vida es ahora! ¡Chateá con nosotros en www.centrocultural.cr y lanzate a la aventura!