Lo que descubrí en mi viaje en Nueva York gracias al inglés

Aprender inglés ha sido una de las experiencias más satisfactorias de mi vida, porque me ha permitido vivir las mejores fiestas, conocer a muchísimas personas geniales y ascender en el trabajo haciendo lo que me gusta.

Una de estas situaciones sucedió en mi viaje a Nueva York. Lo interesante de ser turista es que cuando viajamos, conocemos solo los lugares que están en las guías turísticas, los que promocionan las agencias de viajes y las grandes vallas publicitarias, pero pocas veces tenemos la oportunidad de experimentar la ciudad como es realmente: sus rincones secretos, sus paisajes, su verdadera identidad.

En Nueva York lo logré. Y todo por curioso y por saber inglés.

Mientras recorría el East Village, montado en un bus de tours escuché una extraña conversación entre dos pasajeras que tenía cerca: “It’s the best place in the whole city, and it is secret for a reason…a hidden secret right here” (es el mejor lugar de toda la ciudad, y es secreto por una razón…un secreto escondido justo aquí) Le confesaba una chica rubia a su amiga.

El acento de quien hablaba era estadounidense, claramente hablaba de su ciudad. Inferí que estaba sirviendo de guía a la otra chica, que tenía un acento

extraño. Ella le respondió: “Ok, let’s go there!” (De acuerdo, vamos allí). En seguida se levantaron y pidieron la parada.

Las observé. Estaba sumamente interesado. ¿Cuál era el mejor lugar de la ciudad y por qué los citadinos lo mantenían en secreto? Reflexioné unos segundos, miré al aburrido sujeto que daba la charla y decidí. Esperé a que salieran las chicas, me bajé y las seguí.

Cruzaron en una esquina y pararon bajo el anuncio de una salchicha gigante, que decía “Eat Me”. El aviso publicitaba un local normal, que parecía llamarse Crif Dogs y vendía perros calientes.

“It’s here”, dijo la rubia. Y entraron.

Esperé unos segundos y entré. Tomé una mesa detrás de la suya, me oculté bajo la carta y seguí escuchando ¿Tal vez la comida era muy buena?

Ambas pidieron un perro caliente y yo las imité. Mientras comía me encontré pensando que si ese era el mejor lugar de la ciudad, era muy decepcionante. La comida era normal y me había bajado del tour por eso.

Mientras reconsideraba volver, se levantó la rubia y le hizo señas a la otra chica. Algo así como: “mírame bien”.

Así que esperé unos segundos y la observé. Se acercó a una vieja cabina telefónica, despegó el auricular, marcó uno y dijo algo que no entendí. Parpadeé y cuando abrí los ojos la cabina estaba vacía…la rubia había desaparecido.

Su amiga sonrió, sin expresar sorpresa alguna, solo pura picardía ¡Ella esperaba que eso sucediera! Luego, se levantó con seguridad y caminó hasta la cabina.

Hizo lo mismo, despegó el auricular y yo me esforcé por no pestañar. Marcó el número uno y dijo, en voz clara: Magic. En ese momento giró la cabina, como una puerta giratoria. Del otro lado había otra cabina telefónica igual. ¡Por eso parecía que había desaparecido la rubia!

Me levanté y seguí el ejemplo de las chicas. En un abrir y cerrar de ojos estaba girando en la cabina y del otro lado había un bar de época, ¡el mejor que he visto en mi vida!

Adentro descubrí que el local se llama Please Don’t Tell y es uno de los últimos bares secretos de Nueva York, que data de los tiempos de la prohibición del alcohol y ha mantenido su status, con claves que cambian y rituales de comida diferentes: desde el tipo de perro caliente que comés en la entrada, hasta el número en la cabina y la clave secreta.

No solo probé cientos de cocteles, reí y conocí gente súper buena, además aprendí de la ciudad y todo lo referente a la cultura underground. Conocí el NY real. ¿Y vos? ¿Querés hacerlo? ¿Te atrevés a tener el viaje de tu vida?

¡Contactanos en el Centro Cultural Costarricense Norteamericano! Aprendé inglés con los mejores y obtené acceso a los materiales especiales de National Geographic Learning, gracias a nuestra alianza especial. ¡Viví la aventura! ¡Tu curiosidad y el inglés te pueden llevar a lugares inimaginables! Entrá aquí



¡Empezá ahora!

Asesorate sobre nuestros programas de inglés ¡Te encantará saber de ellos y desearás matricular!

Artista resalta la “belleza del caos citadino” en 17 acrílicos


martes 27, 03.

Exposición “Calles y Ciudades: la belleza del caos” se inaugura el 19 de marzo en sede Sabana, y estará abierta al público hasta el 25 de abril.   San José, marzo 2018. La GALERÍA SOPHIA WANAMAKER, del Centro Cultural Costarricense Norteamericano sede Sabana, presenta “Calles y Ciudades: la belleza del caos”, una muestra elaborada por el […]

SAT


lunes 21, 05.