Cuatro cosas que debés saber sobre el TOEFL

Es sumamente común entre los aprendices del idioma inglés, o de quienes planean estudiar en el extranjero, escuchar el término TOEFL, hablar sobre su importancia, el tiempo de aprendizaje y práctica y discutir si deben o no presentarlo; pero sinceramente ¿quién sabe a cabalidad lo que es esta certificación o lo que comprende?

En el Centro Cultural Costarricense Norteamericano, hablamos con Cesar Calderón, gerente del departamento de pruebas internacionales de la institución, quien lleva cinco años de experiencia trabajando con el Test Of English as a Foreign Language (TOEFL) y las múltiples certificaciones internacionales avaladas por el Educational Testing Service, conocido como ETS, la organización que diseña y garantiza los altos estándares de la test y es uno de los entes más respetados en el área de validación idiomática a nivel mundial.

A juicio del experto hay cuatro cosas básicas que todos deberían saber sobre la prueba:

¿Qué evalúa?

“A diferencia de lo que muchos piensan el TOEFL no es un examen, en realidad es una certificación que avala las destrezas que tiene una persona en el idioma inglés ante instituciones académicas, por eso es un requerimiento básico para ingresar a las universidades en el extranjero” explica Calderón.

El Test puntúa sobre cuatro secciones elementales: Lectura, Comprensión Auditiva, Conversacional y Escritura (Reading, Listening Comprehension, Speaking y Writting), en base a un total estimado de 300 preguntas o actividades determinadas.

¿Cuántos tipos existen?

Algo poco conocido es que existen diversas variaciones de la certificación TOEFL. El experto las explica:

“Se presenta desde el TOEFL Primary; que evalúa los conocimientos de la época escolar y es especialmente solicitado por escuelas privadas; luego está el TOEFL Junior, utilizado en base a lo aprendido en la secundaria (de sétimo a noveno año); después está el Institucional Testing Program o TOEFL iTP, que va orientado a los centros educativos, técnicos y universidades locales y es básicamente es como un pre TOEFL y por último está el Internet Based TOEFL o IBT que se aplica cuando ya la persona quiere estudiar fuera del país, que lo solicitan las universidades del extranjero”.

¿Dónde podés presentarlo?

Administrar esta prueba no es cualquier cosa. En ente validador, el Educational Testing Service (ETS), hace una exhaustiva evaluación a los espacios donde se aplican los TOELF’s para garantizar que sea imposible copiarse o hacer fraude al momento de presentar. Estudian la seguridad de las instalaciones, los accesos, la acústica, capacitan al personal que lo impartirá y revisan todos los implementos; desde las computadoras y el cableado, hasta lo confortable de las sillas.

“Son pocos los lugares que logran pasar esa evaluación. Afortunadamente en el CCCN están certificados los laboratorios de la sede principal de San Pedro y en La Sabana, de San José” indica el gerente.

¿Cuál es su importancia?

El valor de esta prueba radica en dos elementos claves: uno, que es el factor de ingreso determinante para el ingreso a universidades en el exterior y dos, que sirve para rankear la capacidad del país en el idioma.

Calderón explica el primer elemento con claridad: “El carácter específico de esta certificación (a diferencia de otras internacionales) es principalmente el académico, ya que se puede posicionar mediante una escala internacional la habilidad que tiene una persona sobre el inglés en general, es por ello que las universidades del extranjero lo solicitan, indicando además una calificación mínima ideal para permitir el ingreso de cualquier candidato, pues así pueden comprobar si será capaz de comprender los contenidos dictados o de desarrollarse adecuadamente en el campus”.

El segundo elemento, es más local. El Educational Testing Service (ETS), mediante los resultados de todas las pruebas aplicadas en el planeta, promedia el dominio del inglés de cada país posicionando a cada nación y dotando a las compañías trasnacionales, universidades e institutos políticos, de información relevante para la toma de decisiones (instalación de sedes, inversión de recursos, establecimiento de alianzas…). En el 2016, Costa Rica fue el país mejor posicionado de América Latina y el sexto mejor del mundo, siendo solamente superado por: Canadá, Alemania, Suiza, Bélgica y República Checa.

¿Estás listo para tomar el Test más importante de tu vida? ¡Visitanos en el Centro Cultural Costarricense Norteamericano, y descubrí nuestros excelentes cursos preparatorios, impartidos por personal capacitado  ¡La amplia oferta de nuestro departamento de Pruebas Internacionales te sorprenderá! ¡Aprendé lo que te hace falta para encontrar el empleo de tus sueños! Contactanos aquí

 

 

Laurens Molina: Cuando la perseverancia habla inglés

El atleta paralímpico costarricense Laurens Molina es una de las “estrellas” en el firmamento de estudiantes del Centro Cultural Costarricense Norteamericano. No es extraño encontrarlo en alguno de los salones o en la biblioteca de la sede Sabana, donde estudia desde hace 5 meses en el Programa Intensivo.

Este tico, que impuso récord en el Maratón Nacional Paralímpico de Boston, ganó la medalla de oro en el Maratón de Los Ángeles y participó en dos Juegos Paralímpicos (Sidney, 2000 y Londres 2012) representando a Costa Rica. Ahora persigue su nueva meta desde los pasillos de nuestra institución: aprender inglés, para seguir superándose. Desde su silla de ruedas, con sus brillantes ojos verdes y sus cuadernos en mano nos enseña una vez más, con el ejemplo, sobre perseverancia.

Desde el CCCN, conversamos con él sobre sus motivaciones, sus miedos y sus ganas de aprender el idioma que nos apasiona.

CCCN: ¿Qué te motivó a aprender inglés?

LM: Me desenvuelvo mucho en los Estados Unidos y quería hacer amigos, ya tengo algunos, pero el vocabulario era muy corto para poder conversar y necesitaba aprender el idioma para comunicarme mejor con ellos y con otras personas. Y bueno, en el Centro Cultural me dieron la excelente oportunidad de estudiar y me siento realizado porque era uno de mis sueños y en algún momento tuve mis dudas sobre si iba a poder aprender, tenía ese miedillo; pero viendo la planificación, los buenos métodos de estudio y dando la dedicación que hay que ponerle a todo a diario, he podido sacarle mucho provecho.  

CCCN: ¿De qué manera está impactando tu vida el estar aprendiendo este idioma? Es decir, hablarlo de forma más fluida a como podías hacerlo anteriormente.

LM: Bueno, mandarle algún mensaje a algún amigo que tengo en Estados Unidos; poder escribir en inglés en redes o hablarlo con ciertas personas al teléfono o por ejemplo, cuando llamo a hacer pedidos de algún material. También me ha servido para la inscripción de las competencias, para poder leer la información bien o simplemente para cuando estoy en Costa Rica y veo a una persona del extranjero y poderle ayudar; ya me ha tocado en dos oportunidades estando en algún supermercado (…)  y ha sido parte interesante el poder conocer a otras personas, gracias al inglés.

CCCN: ¿Cuánto ha contribuido esto en tu desempeño deportivo? Al acudir a una carrera internacional, ¿cómo te ha podido ayudar?

LM: Bueno sí me ha ayudado. Las comunicaciones son en inglés, las charlas también y en algunas oportunidades, bueno, los americanos hablan en inglés (…) Al principio ¡uy! ¡Pues, yo no entendía nada! Y ahora bueno, con un poquito más de información, por supuesto ya se logra comprender más de qué le están diciendo a uno y claro, esto abre oportunidades y no sólo en el campo deportivo, porque también como persona tengo también otros proyectos, ya en Costa Rica había dado charlas de motivación personal y bueno, mi sueño a largo plazo sería darlas en inglés, para personas que lo necesiten en cualquier país de habla inglesa, ese es mi sueño.

CCCN: ¿Cómo ha sido tu experiencia en el CCCN hasta el momento?

LM: De entrada, me encontré con un Centro Cultural Costarricense Norteamericano muy accesible, lleno de personas dispuestas a ayudarle a uno. Como el edificio es de tres pisos y no hay la posibilidad de que pueda ir al segundo o tercero, los profesores y directores académicos tienen la amabilidad de coordinar la clase en la planta inferior y eso me pareció súper genial, porque de esa forman no hay barreras arquitectónicas para nada.

También, el círculo de personas que he podido conocer acá no lo ven a uno con esa diferencia de estar en una silla de ruedas y eso ha sido realmente inesperado. A veces en ciertos lugares, la gente tiene como cierto recelo con personas como yo. Acá no. Además, hay parqueo, sedes amplias y un espacio apto para aprender.

CCCN: ¿Qué les dice a todos aquellos que no se han decidido aprender inglés?

LM: Bueno pues, que se decidan. Yo en algún momento tuve miedo pero me lancé a esta nueva experiencia y admito que las primeras dos clases fueron un poco complicadas; al tercer día le dije al profesor que quería salir corriendo (risas). Pero la verdad es que todos esos temores se pueden superar con disciplina, con esfuerzo y rápidamente te das cuenta que todos podemos hacerlo, existe acá mucho material al que tenemos acceso; como la biblioteca, el laboratorio, y plataforma de aprendizaje que es de muy fácil manejo. Además, la gente siempre está dispuesta a colaborarle y si bien es un centro dónde se paga para estudiar, las personas deben saber que acá sí van a aprender, van a aprender bien.

CCCN: ¿Qué querrías que las personas supieran de vos, sobre no abandonar los estudios y seguir en ese proceso de aprendizaje?

LM: Parte de todo ser humano siempre está en aprendizaje continuo y la verdad que dejar el colegio o el CCCN, así como abandonar una carrera deportiva es triste. Yo en la adolescencia abandoné el colegio por bullying, por falta de aceptación de mí mismo, pero ya soy una persona madura y he ido sumando esfuerzos para poder aprovechar esos momentos que en alguna oportunidad de mi vida no tomé y hoy en día lo uso al máximo. Eso es lo que debemos hacer todos, enfocarnos en superarnos y seguir adelante.

¡Vení al Centro Cultural Costarricense Norteamericano, y descubrí un lugar perfecto para impulsar tus sueños! Descubrí cursos que potencian la enseñanza del idioma inglés gracias a la alianza con National Geographic Learning con la cual vos recibirás acceso a múltiples contenidos y geniales programas para que llegués mucho más lejos!. Contactanos aquí

Nat Geo explica: La ciencia detrás de Stranger Things

El éxito de Stranger Things se debe a muchas cosas más que tener un elenco lleno de chicos sumamente adorables, cuyas vidas y aventuras hacen referencia a los grandes hitos de la década de los 80 (E.T. Los Goonies, It, etc.); esta serie de Netflix es ciencia en estado puro…bueno, o al menos se sustenta en sus bases.

De hecho, el punto central de la serie, la noción de mundos paralelos, es algo que lleva años siendo discutido por círculos científicos mediante el concepto de “multiversos”. Físicos (teóricos, en especial) mecánicos cuánticos, matemáticos y astrónomos han argumentado que la existencia de varios universos con diferencias mínimas entre ellos, podría justificar algunos de los aspectos inexplicables de nuestro cosmos, como las “singularidades” de los hoyos negros y las particularidades de la gravedad.  

Una de las explicaciones más claras al respecto viene del reconocido físico inglés Stephen Hawkings, quien indicó: “Los agujeros negros en realidad no tragan y destruyen información física. En su lugar, la almacenan en un holograma de dos dimensiones fijado en sus bordes”. Según esta teoría, el “upside down” pudiera estar escondido al fondo de algún agujero negro. Aterrador, ¿verdad?

Es por esta afirmación que los escritores de la serie Matt y Ross Duffer decidieron llamar a la ciudad donde viven los personajes, Hawkins.

En el noveno capítulo de la primera temporada, el profesor de ciencias de los chicos, Mr. Clark, les explica la Teoría de la Interpretación de los Mundos Múltiples del físico teórico, Hugh Everett. El profesor dobla una hoja de papel y cruza un lápiz de un lado al otro para demostrar cómo dos mundos paralelos podrían interactuar.

Everett fue el primer científico en hacer un artículo académico para tratar de solventar el problema de la medida en la mecánica cuántica y dio origen a muchas teorías más. Sin embargo, ¡no te sobresaltés! No hay evidencia sólida de que dos realidades pudieran partir de un mismo punto. Diversos integrantes de la comunidad científica han demostrado que esta teoría evade otros problemas asociados a la dinámica de la física cuántica.

En algo en lo que sí han acordado los científicos es que la interacción entre dos universos, como se da en Stranger Things en la que (spoiler alert!) Will puede salir del “Upside Down” y volver a casa, no es posible. Según Bill Poirier, físico y químico cuántico de la Universidad de Texas, “Todas las teorías y posibles experimentos apuntan a que el universo se ramifica en muchas copias de sí mismo, pero éstas nunca pueden interactuar”.

¿Lo notás? Técnicamente cuando ves Stranger Things sí estás aprendiendo. Pero si lo que querés es acercarte a los conceptos en su lenguaje original y descubrir a cabalidad algo que pueda cambiar tu vida e impulsarla para mejor, tenés que visitar el Centro Cultural Costarricense Norteamericano, sus incomparables programas, la destreza profesional de sus docentes y la alianza con National Geographic Learning te darán todas las herramientas que necesitás para destacar en el idioma nativo de la ciencia: El inglés. Contactanos aquí