Seis consejos para que viajés con tus hijos

Viajar con los hijos siempre es un desafío. Entre las maletas, el ajetreo, el tener a mano los pasaportes o documentos de cada integrante del grupo, el no perder a los pequeños de vista un sólo segundo, y en general, manejar tantos detalles…es difícil pensar con regocijo en planificar las vacaciones familiares.

Pero, estos momentos son únicos. Los niños crecen con rapidez y cada vez será más escaso el tiempo para compartir juntos. Además, estos instantes son perfectos para fortalecer los lazos familiares y discutir temas trascendentales, pues les permites expresar su personalidad y descubrir el mundo que les rodea, con la sensación de seguridad que les da el tener a sus padres cerca.

Para aprovecharlo, es importante estudiar bien el destino. Es decir, si tenés un hijo asmático, los volcanes activos tal vez no sean el mejor lugar para estas vacaciones, optá por una playa o unas montañas tranquilas. Para prepararte hay varias cosas que podés hacer: revisá cuáles lugares cercanos al hotel podés visitar en una jornada, escogé el hospedaje que menos complique tu visita, tomate el tiempo de investigar con antelación a la salida.

Otra cosa importante: no te llenés de equipaje. Es común entre los padres que vayan cargados de maletas y al final no se usa ni la mitad de lo llevan. Si ya se investigó el lugar, podés tener una mejor idea de lo que será necesario. Limitate a ello. Atender a los niños y llevar cuatro maletas es más complicado que tener una, sólo con lo esencial.

Un elemento clave y que la gente tiende a olvidar, es el tiempo que toma el viaje. Los niños se aburren con rapidez, por eso es importante que planifiqués cómo mantenerlos entretenidos durante el trayecto. Tablets, películas y juegos de mano pueden ser tus aliados para lograrlo y así hacer menos pesado el camino.

Si deciden usar la vía aérea o terrestre, es recomendable salir con tiempo de sobra. De esa manera, si surge una necesidad urgente de ir al baño, si alguno se pierde, o surge cualquier inconveniente, evitás riesgos como perder el avión o llegar tarde al destino.

Pero, antes de cualquier paso, hablá con ellos sobre el viaje. Si les explicás a donde van y lo que verán, los hacés sentir parte del proceso, de esta forma serán más colaborativos.

Recordá que los viajes son la puerta a sentir el mundo de manera más directa. En el Centro Cultural Costarricense Norteamericano contamos con material proveniente de distintas partes del planeta, gracias a nuestra alianza exclusiva con National Geographic Learning, de forma que tu hij@ pueda conocer sobre distintas culturas y comunicarse en inglés con suma seguridad. ¿Qué esperás para darle mejores oportunidades? Llamá al 8000- INGLÉS o entrá aquí.



¡Explorá el BLOG!