Las palabras que puede alejarte cosas buenas

 

¿Habés escuchado alguna vez la frase “La palabra tiene poder”? Recientemente la ciencia ha demostrado que más que un cliché, es la verdad… tantos años de contrariar a nuestros padres, han terminado por darles la razón a ellos.

Pensá por un segundo: ¿cuántas veces decís no al día? ¿y términos como: “olvídalo”, “es imposible”, “pero”, “odio”, “jamás” o “nunca”?…Sé que yo lo digo en más de una ocasión.

La Programación Neuro Lingüística es una estrategia –y una rama de estudio- que investiga la influencia de la palabra a nivel cerebral. Básicamente, el cómo lo que decimos afecta lo que pensamos, por ende, el cómo actuamos y lo que proyectamos ante el mundo en el que nos desenvolvemos.

De acuerdo a los postulados del PNL, lo que verbalizamos puede influir hasta tal punto en nuestro estado anímico que limita la posibilidad de ver oportunidades de negocios, señales de flirteo de ese chico o chica que te gusta y nos distraiga de aquellos objetivos obtenibles a corto plazo.

¿Por qué se da esto? Porque las palabras negativas nos retroalimentan: vienen acompañadas de pensamientos perjudiciales. Hablar en NO, conlleva a pensar en NO y viceversa…por ello suelen conducir a quien las usa a la depresión. Además el que te escucha tiende a vincularte con algo negativo.

Con aquellos con los que hablés repetidamente van a sentir que les drenás energía y es posible que algunos incluso comiencen a evitarte. En cambio si usas términos más positivos sucederá lo contrario, te asociarán con buenas cosas y comenzarás a atraer oportunidades en otros planos.

Si eres del tipo que dice “no creo que lo consiga”, en vez de “estoy trabajando por ello” puedes obstaculizar tu propio progreso, inconscientemente ponés a tu cerebro en auto: “si no lo puedo lograr, no debo gastar tanta energía en ello”, es lo que internaliza.

La psicóloga Blanca Fernández Tovar lo ejemplifica: “si al salir del baño me miro al espejo y me digo: ‘me veo estupenda’ o ‘que guapa estoy’, es más probable que nos salga una sonrisa, que escojamos un atuendo más favorable y al salir a la calle nos sintamos mejor y nos vean diferente; sino, podríamos irnos por esos jeans rotos y suéter viejo y seguir tristes”. En resumen, verbalizar en positivo nos garantiza mucha más felicidad

Es común que nos entristezcamos, como ser humano no podemos vivir siempre alegres. Pero tratá, especialmente en estos momentos, de cambiar tu forma de hablar. De usar “claro que sí”, “me estoy esforzando”, “lo lograré pronto”…dale la vuelta al día. Hablá en positivo, atraé el éxito y ampliá tus posibilidades ya sea diciéndolo en español o en inglés, para saber más mirá http://www.centrocultural.cr