¿Es posible amar realmente el trabajo?

¿Se ha encontrado en un punto en el que le molesta ir a la oficina? ¿O ya está cansado de trabajar incluso antes de salir de casa? No está sólo, de hecho cada vez son más las personas que hablan de lo mucho que no les gusta su trabajo, o aquellas que se sienten “aprisionadas” por el mismo.

Según estudios científicos las personas que son apasionadas por su labor son 12 veces más productivas y alcanzan con mayor rapidez el éxito, en cambio, los que no lo disfrutan tienen 30% más probabilidades de sufrir depresión. Por eso enamorarse del trabajo es una parte importante del bienestar personal, ya que pasamos la mayoría de nuestro tiempo, unas 40 horas semanales, trabajando.

¿Pero cómo hacer para formar parte del afortunado grupo que ama su trabajo? Hay algunas técnicas que puede aplicar para reencontrarse con sí mismo durante el quehacer laboral y disfrutar de las pequeñas cosas.

Por ejemplo, concéntrese en lo positivo, encuentre algún detalle que refleje lo placentero de su trabajo; puede ser el terminar la agenda del día, cumplir con una meta o incluso el olor del café al llegar al lugar. Esto puede hacer una gran diferencia al despertar en la mañana y comenzar a alistarse para empezar la jornada.

Busque algo que le guste. Hay miles de aptitudes necesarias para los trabajos del mundo actual. Si le gusta leer, busque un trabajo en revisión de contenidos; para oír música, puede ser dj o trabajar en una tienda de discos, si prefiere ver juegos de fútbol, existen asistentes de entrenador y hasta narradores deportivos…sea creativo.

Si ya tiene un trabajo, puede notar cuál es el fin último de éste: ¿provee un servicio o trata con muchas personas? No tiene que ser gran cosa, puede ir desde lo bien que usa la fotocopiadora hasta ayudar a algún cliente. Note cómo lo que hace marca alguna diferencia, sólo ponga su atención en el resultado final.

Otra cosa es disfrutar del ambiente laboral, esto puede conseguirlo tratando de compartir con los compañeros de trabajo, hablar con ellos, conocerlos y forjar relaciones amistosas, ya que así el tiempo que pase en la oficina será más llevadero y feliz.

Durante su jornada tendrá la oportunidad de aprender alguna nueva habilidad, hágalo lo mejor posible, enfóquese en aplicarlo bien, ya que, aunque de momento no disfrute de su puesto laboral, cada destreza puede servir para lograr un ascenso, enriquecer su currículo o llevarle al trabajo de tus sueños.

Coaches de vida y orientadores profesionales recomiendan tener un hobby o un proyecto secundario que enriquezca la jornada, algo a lo que aspirar. Descubra algo que le apasione. Algunos incluso tratan de aprender un idioma nuevo. Cliquea en http://www.centrocultural.cr y amplíe sus posibilidades.